viernes, 20 de mayo de 2011

INFLUENCIA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN


Los medios de comunicación están siendo cuestionados como primer catalizador de la información. La selección de mensajes violentos o su sustitución por mensajes de índole no agresiva y más humana es en última instancia, una decisión de las propias cadenas de televisión. Los niños recogen el impacto de sus imágenes directamente, a la escuela sólo le queda la posibilidad de ayudarles a discernir sobre el mensaje mediático y sobre todo a ser críticos con la información que se comunica en dicho medio.

La televisión actúa sobre la opinión pública (Sánchez-Moro, 1996) como formadora de conciencia, orientadora de conducta y deformadora de la realidad.

La televisión presenta la violencia como algo inmediato, cotidiano y frecuente. Los más violentos tienen la capacidad de ganar, de erigirse por encima de los demás, y esas acciones se encuentran centradas en la realidad de la acción, tal como son en el mundo.

Las acciones violentas de los programas de televisión tienen un deber moral para con sus espectadores, dado que:
  • ·        La televisión es el primer proveedor de información y trasmisor de valores.
  • ·        Promueve inmediatez y cercanía de los hechos violentos, hasta convertirlos en “cotidianos”.
  • ·        Mantiene un modelado pasivo de la violencia como medio de resolver conflictos y adquirir el poder.

La proliferación de la denominada telebasura donde se recuentan y enajenan las miserias humanas está creando por una parte una pasividad y permisividad de conductas indignas de cualquier ser humano, y por otro lado una alerta ciudadana a posibles horrores que les pueden suceder. Esto es percibido y vivido y por lo tanto alterando su conciencia moral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada